26 marzo, 2020

Kioto, tres templos imprescindibles que no te debes perder

Un poco mas alejado de los destinos habituales de Kioto se hayan los templos más fascinantes y exquisitos de la ciudad

Japón que se me grabó tanto en el alma y sentí tal fascinación, que mi espíritu inquieto y mis pies decididos, me llevaron de nuevo al país del sol naciente.

Esta vez he procurado visitar lugares que en el anterior viaje no me dio tiempo, ya que me limité a los circuitos recomendados en las guías.

De Kioto ya esta dicho todo, pero quiero agregar que no he visto en mi vida ciudad tan equilibrada y tan sosegada y donde todo esta marcado por la filosofía Zen y el sentido común.
El principio del Zen, puede parecer algo sagrado, pero en realidad es la vida cotidiana.

Los japóneses hasta en la religión son lógicos, se acogen a las doctrinas de unas y de otras, sin menoscabar su propia identidad.
Se nota en todos los lugares, comenzado por los templos y acabando por el más modesto restaurante.

En Kioto se respira un aire tan diferente del resto de ciudades, que acabas asumiendo que, a pesar de ser una gran urbe, es a la vez pequeña, animada y saturada de fantásticas templos y palacios.

En las montañas de Higashiyama, asientan tres de los templos de Kioto más fascinantes

Ginkaku- Ji

Yoshimasa, paso toda su vida construyendo la villa en la montaña de Higashiyama.

El templo de Ginkaku Ji es un templo zem construido en 1482 por Ashikaga Yoshimasa del octavo shogunato del periodo Muromachi.

También se llama, «Pabellón de Plata»aunque nunca se llegó a recubrir con este material. El shogun quiso imitar al Kinkaku-ji o Pabellón Dorado, construido por su abuelo Ashikiaga Yoshimitsu, pero lamentablente, esa ambición nunca se materializó.

Templo Ginkaku- ji  Kioto
Ginkaku

Fue concebido como casa de recreo del shogun, que quería un lugar al que retirarse, para descansar del caos de la guerra civil.

Tras la muerte de Yoshimasa, la casa y los jardines se convirtieron en un templo budista zen.

La visita comienza ascendiendo un sendero. A un lado y a otro se ven pinos centenarios, estanques, puentes, riachuelos y un sin fin de coquetas fuentes y preciosas cascadas.

jardines de Gynkaku-ji kioto

Indudablemente lo mejor son sus jardines zen. Varias pasarelas los atraviesan, creando postales de ensueño.

Las piedras en los jardines zen, es una manera de decorar o concebir algo, Que las piedras estén a una distancia unas de otras, significa espacios invisibles, los cuales permanecen dentro de ellas.

jardines de Gynkaku-ji kioto
jardines Ginkaku-ji

Las piedras de gravilla en su manera de estar dispuestas permiten crear un espacio infinito.

jardines de Gynkaku-ji Kioto
jardines

Da la sensación de un mar o un lago tranquilo en un espíritu abierto.

A veces parecen nieve, a veces parecen agua, pero siguen siendo piedra, según como se mire.

En este templo, la naturaleza se adapta hábilmente a cada estación del año, creando una atmósfera en un mundo espiritual profundo.

Asi vemos que el Ginsyadan visto desde la ventana de Katomado, representa el contraste de olas con la arena blanca.

templo Gynkaku-ji
templo Gynkaku-ji

Fue una visita preciosa, además no había mucha gente, con lo cual podíamos detenernos y deleitarnos con nuestras cámaras.

Datos prácticos
Como llegar
Desde la estación de Kioto, el bus nº100 hasta la parada Ginkaku-ji, tarda 35 minutos o el nº5 hasta Ginkaku-michi
Precio: 600 yenes

Templo Eikan-do

Desde el Ginkaku-ji por el sendero del filósofo, nos dirigimos al templo de Eikan-do.

El sendero del filósofo o paseo de la filosofía, obtuvo su nombre del profesor de filosofía Nishida Kitaro quien solía pasear por la zona para ir a la universidad.

Es muy frecuente ver pintores aficionados a plasmar este bello paisaje. El tiempo es bueno e invita a caminar.

Sendero del filósofo Kioto
Sendero del filósofo

Realmente este sendero de 2,5 km es muy relajado y precioso, ideal para pensar y dejar tu mente libre de problemas..
A ambos lados hay casitas, pequeñas tiendas y algún puesto de té.

Sendero del filósofo Kioto
Sendero del filósofo

Un canal va paralelo al camino, y diminutos puentes lo atraviesan. Las sombras de los árboles hacen la caminata muy distendida.

Sendero del filósofo Kioto
Sendero del filósofo

Al sur del sendero del filósofo vislumbramos el templo de Eikan-do.

Eikando-do o Zenrin-ji

El templo fue fundado por el sacerdote Shinshoen en 855 con el nombre de Zenrin-Ji. En el siglo XI el templo paso a la secta Jodoshu, cambiando el nombre por el de Eikan-do, en honor del filántropo y monje Eikan.

Más tarde sufrió varias remodelaciones, construyéndose unos hermosos jardines y varios pabellones, todo en consonancia y en equilibrio. Se podría decir que están bendecidos por el agua y vegetación.

Templo de Eikan-do
jardines Eikando

Después de la entrada principal, se alza la puerta de Karamon, que era la puerta que utilizaban los mensajeros del emperador. La parte superior esta decorada con unos grabados muy bonitos de motivos florales.

Una vez en el recinto, se atraviesa un puente de piedra y un gran torii.

Templo Eikan-do Kioto
Jardines

Los jardines están salpicado de sombrillas rojas y pequeños bancos para descansar.

Templo Eikan-do Kioto
Jardines
Templo Eikan-do Kioto
Jardines
Templo de Eikan-do
Jardines Eikan-do

El edificio de Shaka-do es conocido como un verdadero ejemplo de arquitectura Shoin-zukuri. En sus seis salas se pueden ver las principales obras maestras de arte mural y fusuma del periodo Momoyama.

Templo de Eikan-do
Eikan-do

Lo más significativo es el pabellón Amida-do en cuyo Salón Principal se encuentra la estatua del Buda Mikaeri Amida, que se diferencia del resto, en que la cabeza, mira hacia atrás por encima del hombro.

En las primeras horas del 15 de febrero de 1082 en el frio de la mañana el abad Eikan, mientras entonaba unas oraciones caminaba alrededor de una estatua de Amida.

De repente Amida bajo de su pedestal y comenzó a hacerle señas a Eikan, lo único que pudo hacer es mirarlo fijamente, sin palabras y sin moverse. Entonces Amida llamó a Eikan por su nombre, con voz muy suave.»¡Eikan!¡Ven conmigo!. después de eso, la estatua adoptó la forma con la cabeza mirando hacia atrás por encima del hombro.

Por una pasarela cubierta y unas empinadas escaleras se llega a la pagoda Taho-to, una pagoda de dos pisos, cuya planta superior es circular y la inferior cuadrada. Desde aquí se puede disfrutar de una de las mejores panorámicas de la ciudad de Kioto.

Templo de Eikan-do
Eikan-do

No hay que perderse las cascadas (Hojo Pond) que en su caida forma unos bellísimos estanques.

Templo de Eikan-do
Eikan-do

Datos prácticos
Como llegar
Se puede llegar andando desde el templo anterior por el sendero del filósofo, o bien tomar el bus nº 5 desde la estación de Kioto hasta Eikando-michi
Precio
600 yenes

Nanzen -Ji

En la entrada se alza la imponente puerta Sanmon de madera y es una de las tres más grandes de Japón, significa «Tres Puertas». Fue construida en 1628, para rendir homenaje a los soldados caídos.

Templo Nanzen-ji
Puerta Sanmon

Es uno de los principales templos de Kioto, de la secta Rinzai, del budismo zen. Se construyó originalmente como casa imperial del emperador Kameyama en 1264. Está catalogado por el gobierno japonés como un lugar de importancia y se encuentra en la lista Cultural del país.

Ha tenido varias remodelaciones, ya que fue destruido durante la guerra civil, al final del periodo Muromachi.

Como en la mayoría de los templos de zen, lo mejor son los jardines, los cuales se hayan salpicados de doce pequeños santuarios.

Templo Nanzen-ji
Templo Nanzen
Templo Nanzen-ji
Nanzen-ji

Por unas escaleras de madera se llega a la parte más alta donde desde un balcón, se tiene una agradables vistas al complejo y a la ciudad de Kioto.

A la derecha hay un acueducto de ladrillo rojo, que data del pèriodo Meji y servia para llevar el agua del lago Biwa a la ciudad.

emplo Nanzen-ji
Acueducto templo Nanzen-ji

Se puede subir al acueducto y caminar por una calle paralela, que conduce a un pequeño santuario escondido entre árboles. Los monjes se reúnen allí para rezar al lado de las cascadas.

Datos prácticos
Como llegar
Situado a 5 minutos del anterior
Precio
1500 yenes, si se visita todo

El día fue muy intenso, pero aprovechamos cada momento al máximo.
Para reponer fuerzas, paramos en un puesto de carne de Kobe, todo un descubrimiento. ¡Que rica!. Aun no me lo creo
Tomamos unos pinchitos a la brasa, con una cerveza local que nos supo a gloria.

Artículos relacionados
Japon, diez lugares imprescindibles que no te puedes perder
Ruta Nakasendo, una de las rutas más fascinante de Japón
Kioto, la ciudad donde la filosofía zen se funde con…

Etiquetas: , , , , ,

ULTIMOS COMENTARIOS

La Rochelle en 1 día: Cómo llegar y qué ver - Travelling Dijuca dijo:
[…] Isla de Ré qué ver y hacer en Conchadeviaje.es […]

Jose Miranda dijo:
Bueno la de este comentario es mi mamá se equivoco con el faceb

Jose Miranda dijo:
Contra es de gran aporte este documento para mi proyecto; gracias a Dios que te permite viajar y escribir. Gracias Dios te Bendiga