29 agosto, 2023

Bretaña: que ver en una semana

Bretaña, situada en el extremo occidental de Francia, ofrece playas de arena blanca, pueblos medievales y seductores rincones ocultos

Por fin aprobé la asignatura de Bretaña, llevaba tiempo pensando en este destino, se presentó la ocasión y me decidí.
Aunque ha sido un viaje express, he visitado mucho lugares pero a velocidad de vértigo. Mis amigos no son de hacer fotografías y con la iglesia hemos topado.

En el momento que paraba para hacer una foto, el grupo había desaparecido, así que iba como “geisha por arrozal ” para encontrarlos ( frase de mi amiga Laura).

Aparte de esas pequeñas cosas, lo he pasado bien y Bretaña me ha encantado, aunque tendré que volver para recrearme en esa belleza natural de esta región. Eso si, lo haré sola y con “slow travell”

Como organizamos el viaje a Bretaña

Tomamos un vuelo desde Málaga a Burdeos, alquilamos un coche y carretera y manta.
La primera noche nos quedamos a dormir en La Rochelle, que aunque yo ya había estado con TBM, de blogueros. Mis amigos no, pero no disfrutaron, estaban en plan off. Aquí os dejo los preciosos lugares que visitamos en Bretaña.

Rochefort en Terre. Bretaña

Comenzamos nuestro itinerario por este simpático y entrañable pueblecito, situado 100 km al noroeste de Nantes.

Es una pequeña villa medieval, que parece sacado de un cuento de hadas.Todas las casas son de piedra, engalanadas con flores multicolores y haciendo juego con los rótulos de las tiendas y otras señales.

Esto le ha valido para entrar en el club de “los pueblos más bonitos de Francia”
No hay nada al azar ni nada que desentone.Todos los detalles armonizan con el trazado de sus callejuelas y sus coquetas plazas.

Rochefort en Terre. Bretaña

Lo mejor es dejarse llevar sin rumbo y descubrir soberbios rincones, estrechos calles adoquinadas, talleres, tiendas y de vez en cuando mirar hacia arriba para ver los preciosos tejados de pizarra.

La vida del pueblo se centra en la Plaza del Puits o del Pozo, desde ahí, y tras una fuerte subida se llega a la Colegiata de Notre Dame de la Tronchaye.

A lo lejos divisamos el castillo de Rochefort en Terre, en una colina y protegido por una muralla.

Vannes

Vannes es una ciudad amurallada, situada al noroeste del país, siendo la capital de Morbihan. Antiguamente fue la capital de Bretaña.
Aquí teneis el enlance de Vannes: lo que no te puedes perder

Carnac

Es un pequeño pueblo situado a 32 km. al oeste de Vannes. Es famoso porque alberga el complejo megalítico prehistórico más importante del mundo. Datan de al menos de 5700 a C. y ocupan una extensión de 13 km al norte de Carnac.

Aunque la mayoría son menhires de no más de un m de altura, hay también algunos túmulos y dólmenes.
Sobresale del resto, el Gigante de Manio, un menhir solitario de 6 m. de altura.

Gigante Manio Carnac Bretaña
Carnac Bretaña

Lo que realmente hace que Carnac sea tan particular, es la colocación en filas y círculos de las casi 3000 piedras, realzando la majestuosidad y grandeza del lugar.

Dvision de los yacimiento megalíticos

  • Le Menec:1099 menhires
  • Kermario: 1029 “
  • Kerlescan. 555 “
  • Le Petit Mènes “

Pont Avent

Pont -Aven es un pintoresco pueblecito de región de Finisterre, en el distrito de Quimper. La llaman la ciudad de los pintores.

El rio Aven cruza la ciudad, el agua salta entre las piedras, formando pequeñas cascadas y remolinos, el espectáculo esta servido. Aun se conservan unos 14 molinos que todavía están en activo

Pont Aven

La historia comienza, cuando a principios del siglo XIX, el pintor Henry Bacon, descubre esta coqueta y hermosa villa, y tras darlo a conocer a sus amigos en Paris, comienzan a llegar otros pintores, atraídos por tanta belleza natural.

De esta manera se forma la escuela de Pont-Aven, con personajes tan famosos como Paul Gauguin, Paul Sérusier y otros.
Se consolida el arte de la pintura, se instalan numerosas galerías de arte, iniciándose el peregrinaje de pintores.

Es una delicia pasear por el sendero del rio, que a tantos artistas inspiraron. Se cruza de una a otra orilla por puentecitos escondidos. Las flores colorean el camino, que armonizan con las casas de piedra.

Pont Aven Bretaña

Dejando el rio, a la derecha se encuentra el Bosque del Amor, repleto de hayas y robles. Entre los árboles se esconde la Capilla de Trémalo, cuyo crucifijo lo hizo famoso Gauguin.

No dejéis de comprar las deliciosas galletas de Pont-Aven

Quimper. Bretaña

Quimper es la capital de Finisterre, famosa por su catedral y su cerámica. El rio Odet y Steir confluyen, dividiendo la ciudad.

Aquí encontraremos casas medievales de diferentes épocas, callejuelas empedradas, encantadores rincones y las orillas y pasarelas del los ríos, engalanadas con hermosa vegetación; pero lo mas llamativo es su catedral.

Quimper Bretaña

La catedral de San Corentin es uno de los mejores ejemplos de estilo gótico, sus dos torres acaban en agujas que se elevan a 76 m y se ven desde todas la ciudad.

Al otro lado del rio se ubica el barrio de Locmaria, destaca la iglesia románica (siglos XVII y XVII) del mismo nombre.

La Plaza Terre au Duc, es de visita obligada. Tiene preciosas casas de entramado de madera, algunas están bastante inclinadas. Aparte de toda su belleza, es una plaza que esta muy animada con algunos bares, para tomar un refresco.

Quimper Bretaña

Concarneau. Bretaña

A 24 km al sureste de de Quimper se ubica la ciudad de Concarneau, el tercer puerto pesquero mas importante de Francia.
Lo que más destaca es la ciudad amurallada de Villa Close, situada en una pequeña isla fortificada, mide solamente 350 por 100 m.

Concarneau Bretaña

Dejamos el coche en la plaza Jean Jaurès y accedimos a la entrada por un puente, que esta conectado con la Villa.
Enseguida vemos un reloj de sol, que parece decirnos que el tiempo pasa como una sombra

Ya dentro de las murallas, la calle Vauban es la arteria principal, y de la que salen callejuelas y puertas, que se asoman al puerto pesquero.

Concarneau

La tiendas de souvenirs y restaurantes atraen a los turistas, sin perder el encanto el casco medieval.
Al final de la calle principal encontramos un bar muy típico, donde probamos los famoso mejillones que eran la especialidad. ¡Que ricos!

Locronan. Bretaña

De Locronan se dice que es el pueblo mas bello de Francia y con gran cantidad de monumentos históricos. Pertenece a la región de Finisterre y a tan solo 15 km de Quimper.

Paseamos por sus calles, que son una autentica joya arquitectónica. Las casas de piedras engaladas con flores, te hace pensar que no son reales. Cada placita y cada rincón, parecen sacados de un cuento.

Locronan Bretaña

La Plaza Mayor, esta rodeada de elegantes casas, con refinados tragaluces, que con los primeros rayos solares adquieren tonos dorados.

Bajando por la calle Moal, nos encontramos con la Capilla de Notre Dame de Bonne Nouvelle. Construida entre el siglo XV y XVII de estilo gótico. El paraje no puede ser más bucólico.

Detrás de la capilla vemos la fuente San Eutropo, que fue una donación de un comerciante de telas en el 1698.

Estuvimos tan solo unas tres horas, pero me hubiera quedado todo el día, para ir asimilando el equilibrio y sosiego del lugar.

La iglesia de San Ronan, junto con la capilla anexa de Penity, forman una fachada espectacular. De esta elegante plaza salen estrechas calles con edificios realmente espléndidos.

Locronan Bretaña

Costa del granito rosa de Bretaña

La Costa del Granito Rosa se encuentra al norte de la Bretaña, en el departamento de Côtes -d’Armor, en el lado francés del Canal de la Mancha.

Se extiende desde Perros-Guirec hasta Trébeurden, aunque el tramo mas bonito es entre Trégastel y Ploumanac
Nosotros comenzamos la ruta, en la playa de Perros-Guirec, a nuestra izquierda queda el mar y a la derecha una hermosa flora y fauna configura el paisaje.

Costa granito rosa Bretaña

El color rosa se debe a la combinación de tres minerales presentes en el granito: mica, feldespato y cuarzo.

Nos divertimos personificando las siluetas mágicas de la rocas, que se suceden a lo largo del sendero, una tortuga, un conejo, incluso una bruja, pueden aparecer de repente. Algunas piedras están en equilibrio, que no se sabe muy bien como se sostienen.

Costa granito rosa Bretaña

De pronto, aparecen calas con arena dorada, islotes, casas, pequeños pueblecitos, faros, etc. que van cambiando según las mareas.

Hicimos solo tan un trozo del camino, pero descubrimos muchos puntos interesantes.

Es muy famoso el camino de los Aduaneros, llamado así por los aduaneros que tenían la misión de patrullar, creando puestos de vigilancia, para la mercancía de contrabando.

Faro de Costa granito rosa Bretaña

Saint Malo

A San Malo se le llama “la ciudad de los corsarios”, ya que su pasado esta estrechamente ligado a los piratas. En la época medieval, fue un muy codiciado e importante puerto, cayendo en manos de saqueadores y filibusteros.

San Malo es una ciudad amurallada, con imponentes torres defensivas. Es lo poco que quedo después de los bombardeos durante la II Guera Mundial. Pero ahora esta totalmente reconstruida gracias a un programa rehabilitación.

Su bello casco medieval, es ideal para pasear y descubrir, sus estrellas calles y edificios señoriales
Para acceder a intramuros hay seis puertas, pero dos son, las que llaman la atención, por su majestuosidad y grandeza: la Grand Porte y la Porte de Saint Vicent, que da acceso al puerto deportivo.

San Malo Bretaña

Lo que no pasa desapercibido es la catedral de San Vicente. La iglesia original data del siglo VII y reconstruida en diferentes siglos.
Cada siglo ha ido aportando sus caracteristicas. El siglo XIII aportó el coro gótico, el siglo XV, la nave lateral sur y el campanario, en el XVII y XVII, la nave lateral norte y el tránsepto. En el XVIII, se la añadió la capilla sur y la parte central de la fachada.

Catedral de San Malo. Bretaña

El resultado no puede ser mas exquisito: una mezcla de estilos y todos en perfecta armonía.

Seguimos callejeando sin rumbo, deteniéndonos en tiendas, cafés y como no, en un buen lugar de ostras, que degustamos con un rico vino.

Dinan. Bretaña

A tan solo 32 km al sur de San Malo, se encuentra la ciudad de Dinan, que pertenece también al departamento de Côtes -d’Armor.

Con sus 3 km de murallas y su imponente castillo, Dinan se alza arrogante sobre el rio Rance.
Dinan es otro pueblo medieval, con casas de vigas de entramado de madera, de las cuales algunas son de las más antiguas del país

Calles empedradas y preciosas placitas configuran el bonito centro histórico.

Estas bellas residencias, construidas entre el siglo XV y XVIII, con falsos arcos, porches y voladuras, reflejan la autenticidad y calidad de las viviendas. Dos edificios destacan de entre las demás: la casa del Gobernador y el restaurante Chez Mere Pourcel.

Una característica de esta zona es que muchas casas acaban en un triangulo puntiagudo, era un símbolo de la prosperidad de la ciudad.

Paseamos por la calle del Reloj, deteniéndonos en la famosa Torre del mismo nombre, continuamos por la calle l´ Apport, plaza Merciers y Cordeliers, que eran donde vivían los deferentes gremios.

En toda esta zona es donde se encuentran las mas bellas casas de entramado y las más antiguas, aunque las hay de diferentes siglos.

Nos adentramos en una pequeña plaza, para ver la basilica de San Salvador, del siglo XII y de estilo románico, aunque debido a las diversas reconstrucciones, ahora parte del templo es gótico. Aunque muy sencillo por dentro, destacan sus coloridas vidrieras.

Visitamos la iglesia de Saint Malo, un imponente edificio del siglo XV, de estilo gótico flamígero. Se ha ido reformando a través de los años, presentando ahora algunos elementos renacentistas. Durante la Revolución Francesa, desempeño varias funciones siendo un mercado de maíz y un cuartel.

La calle Jerzual, desciende desde el centro hasta el puerto fluvial y es la calle que presume de más casas de entramado de madera de toda la ciudad, a ambos lados se suceden, tiendas artesanales de productos típicos.

Los letreros de la calles son muy curiosos y coloridos, nadie podrá decir que estas no estan señalízalas.

Al final de la calle se ubica la Puerta de Jerzual, que da acceso al puerto, marca el limite entre el centro y extramuros.
El puerto fluvial, con una ubicación estratégica, fue una pieza importante para el desarrollo entre Bretaña y Flandes y posteriormente con España y America. Hoy día su uso es solo recreativo. El Puente Viejo, en la desembocadura del Rance, pronto será milenario.

Rennes. Bretaña

Rennes, la capital de Bretaña, la dejamos para el final, solo dormimos una noche. Aunque el poco tiempo que teníamos lo aprovechamos bien. Se encuentra a tan solo 53 km. de Dinan.

Nos dirigimos al casco antiguo, concretamente al barrio de San Michelle, donde están las mejores casas de entramado de madera, son muy antiguas, algunas incluso esta abombadas, queriendo decir que necesitan un poco de rehabilitación, pero así tienen más encanto.

No obstante me gustan, a saber que dirían, si esas paredes hablaran, y nos contaran sus vivencias.

Vemos también la catedral de Rennes, de estilo renacentista en la parte baja y de estilo clásico en la parte superior.
Nos sorprendió el mercado de Lices, uno de los más bonitos de Francia, rebosa colores y sabores. Ya me hubiera gustado tomarme allí unas ostras con un buen vino blanco.

Rennes, alejándonos del centro histórico es una ciudad con grandes plazas, anchas avenidas, edificios monumentales y una gran actividad comercial.

Muy animada y alegre. Todo el centro esta repleto de restaurantes, cafés y terrazas. Sus habitantes están muy orgullosos de ella.

Otros artículos

Vannes: lo que no te puedes perder
Gerace: el séptimo pueblo más bello de Italia
Pentedattilo: el pueblo de los cinco dedos

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

ULTIMOS COMENTARIOS

La Rochelle en 1 día: Cómo llegar y qué ver - Travelling Dijuca dijo:
[…] Isla de Ré qué ver y hacer en Conchadeviaje.es […]
Jose Miranda dijo:
Bueno la de este comentario es mi mamá se equivoco con el faceb
Jose Miranda dijo:
Contra es de gran aporte este documento para mi proyecto; gracias a Dios que te permite viajar y escribir. Gracias Dios te Bendiga