24 marzo, 2019

El burchiello, un crucero romántico a través de la rivera del Brenta

El burchiello es una grata experiencia de navegación, a través de las aguas tranquilas de rio Brenta 

Ya tenía conocimiento de este trayecto en barco, pero nunca se me había presentado la ocasión, a pesar de las múltiples veces que he visitado Italia. Y cuando se me mete algo en la cabeza, antes o después lo hago.
Este año ya tocaba  ir de nuevo a la región del Véneto y descubrir pequeños pueblos y como no, Padua y su rio Brenta.

El burchiello, un crucero entre la Villas Vénetas, a orillas del Brenta

El Burchiello

Ya en los siglos XV y VXI existía el fenómeno del veraneo en las Villas Vénetas. Tradición que continuó hasta la caída de la República en 1797. Ricos comerciantes y aristócratas construyeron suntuosas residencias de verano y palacetes a lo largo de la ribera del Brenta.
El Canal del Brenta que unía Venecia y Padua, junto con otros ríos y canales, era el canal de moda, un lugar idílico, siendo la continuación del Gran Canal de Venecia.

Los nobles más ricos pasaban sus vacaciones, saliendo de Venecia con cómodas embarcaciones, llamadas Burchielli. 
Estos barcos iban a remo desde San Marcos, a través de la laguna véneta hasta Fusima, de donde eran tiradas por caballos, hasta llegar a Padua, siguiendo el Canal del Brenta. 
El viaje era divertido y fascinante, el barco iba lento, pasando entre las Villas, y preciosos paisajes naturales,  abarrotados de vegetación, animado con algunos animales que parecían saludar a los pasajeros.
Los aristócratas contaban historias y cotilleaban. También iban artistas que amenizaban la vida a bordo, haciendo el viaje plácido y agradable.

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

El Burchiello

El servicio del Burchiello se acabó con la caída de la Republica de Venecia, pero en los años sesenta se reinagurara el trayecto y se propone como un servicio turístico.

Hoy en día el Burchiello es una confortable y moderna embarcación que va desde Padua a Venecia y  viceversa.
Nuestro trayecto fue desde Venecia a Padua. Partimos  desde la estación marítima de San Zacarias a las 9:00 h., desembarcando en Padua  a las 18:15 h. Un total de nueve horas que se hacen cortas.
Como es temporada baja el Burchiello no esta lleno, con lo cual puedo cambiar de asiento según las vistas que se suceden a un lado u a otro.

Así de rápido y sencillo en unos minutos ya estábamos en el Canal de la Giudecca, y vemos el trasiego de vaporettos y pequeñas embarcaciones. A lo lejos diviso un edificio rojo y macizo, testigo de lo que acontece en las aguas del canalEl burchiello, un barco que navega por el Brenta
El barco es cómodo y bien equipado, en el pequeño bar tomamos unas  cervezas frías con frutos secos. El trayecto no puede ser mejor.

El burchiello, un crucero entre la Villas Vénetas, a orillas del Brenta

interior Burchiello

Continuamente bajo y subo a la terraza del barco, no quiero perderme nada de las postales que acontecen.  

Ante nosotros se van sucediendo hermosos palacetes construidos y decorados por Palladio y Tiepolo. En los más famosos hacemos una parada y visita turística.

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

El burchiello

 

El burchiello, un crucero entre la Villas Vénetas, a orillas del BrentaRio

Rio Brenta

Pasamos por nueve puentes giratorios y cinco esclusas, para subir o bajar el nivel de agua. De ahí que el viaje se enlentezca, pero de esta forma puedo disfrutar más.

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

Villas Vénetas

La primera parada es Villa Foscari llamada  «La Malcontenta», situada en el pequeño municipio de Mira, un guía nos lo explica todo.

El Burchiello, un crucero romántico entre la villas vénetas

Villa Foscari


Data del siglo XVI y fue  Andrea Palladio, el arquitecto que por encargo de los hermanos Nicolo y Alvise Foscari, diseñó esta fabulosa mansión. Los Foscari eran una de las familias más importantes de la ciudad, por lo que la residencia tiene un carácter majestuoso y casi real.

Las rampas gemelas de la entrada conducían a los huéspedes, una vez desembarcados del Burchiello al piso principal, era todo una ceremonia.
El interior esta decorado con delicados frescos de Battista Franco y Gian Battista Zelotti.

El burchiello, un crucero entre la Villas Vénetas, a orillas del Brenta

Villa Foscari

 

El burchiello, un crucero entre la Villas Vénetas, a orillas del Brenta

Villa Foscari

Según la leyenda su nombre se debe a Isabel Delfín, esposa de Nicolo Foscari, quién fue confinada a la villa, porque no cumplía con sus obligaciones conyugales, culpaban al Dogo de Venecia, que tenia amoríos con la aristócrata. En realidad el lugar se llamaba así, debido al descontento del los habitantes de Padua al construir el canal.El burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas a orillas del Brenta

Un bello y gran jardín rodea la entrada, el cual se ve desde las coquetas ventanas de los pequeños rincones.

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

Villa Foscari

Continuamos viendo minúsculos pueblos que junto con los sauces de la ribera le dan un aire bucólico y romántico.

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

Rio Brenta

Hacemos otra parada en Oriago donde esta programado el almuerzo, pero como no está incluido en el precio, preferimos dar una vuelta por el pueblo.

El burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas a orillas del Brenta

Oriago

De pronto descubrimos  la Cantina la Riviera, una tienda de vinos donde hacemos una degustación de caldos propios de la región. Roberto el dueño un encantador enólogo nos invita a unos proseccos, un vino típico de la zona. Los acompañamos de unos exquisitos quesos que habíamos comprado en un mercado.

Cantina la Riviera

Reanudamos la navegación, hasta la Villa Widman, otra espléndida casa construida a finales del siglo XVIII por la familia Sceriman, unos comerciantes de origen persa. Posteriormente pasó a la familia Widman. 
Se cree que el arquitecto fue Andrea Tirale, ya que la estructura  se parece a unas construcciones de Venecia del mismo arquitecto.

El burchiello, un crucero entre la Villas Vénetas, a orillas del Brenta

Villa Widman

 

El burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas a orillas del Brenta

Villa Vidman

Cuatro elegantes columnas conducen al  salón de fiestas de estilo rococó.

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

villa Vidman

El interior esta pintado con frescos con escenas mitológicas. En el techo un cielo luminoso destaca el tema de la gloria y de la vida, que sonríe a la familia Widman. El fresco de «Diana con amorcillos»  es muy peculiar: la diosa baja del carro, rodeado por simpáticos cupidos.

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

Villa Vidman

 

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

Villa Vidman

Al norte se extiende un enorme jardín lleno de árboles y flores; se entremezcla con estatuas de piedra, que simulan ninfeas y figuras del mundo clásico.

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

Jardin villa Widman

 

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

Jardin

Es un lugar precioso para pasear mientras que el viento mece la bella arboleda.

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

Villa Vidman

 

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

Villa Vidman

Llegamos a Mira, donde se encuentran la mayoría de las Villas, admiramos sus fachadas, orientadas hacia el Canal. Los meandros verdes y sauces llorones nos saludan  a nuestro paso.

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

Rio Brenta

 

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

Esclusa

Superamos la esclusa Dolo y hacemos otra parada en Villa Pisani, una casa construida a principios del siglo XVIII, por orden de Alvise Pisani, siendo los arquitectos Francesco Maria Preti y Gerolamo Frigimelica los responsables de esta magnificencia.

A lo lejos ya se divisa la suntuosa fachada,  decorada con magnificas esculturas y columnas de cariàtides

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

Villa Pisani

Es el ejemplo más famoso de Villa Véneta con su peculiar estilo barroco tardío.

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

Villa Pisani

 

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

Villa Pisani

El interior está embellecido con frescos de Tiepolo, Crostato, Jacopo Guarana y también el hijo de Tiepolo. En el techo se representa la bella pintura de «La Gloria de la familia Pisani».

El burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas a orillas del Brenta

Villa Pisani

 

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

Villa Pisani

 

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

Villa Pisani

La habitación más importante es la sala de Napoleon. En 1807 Napoleón Bonaparte  le compró la casa a la familia Pisani, la cual estaba arruinada por el juego.

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

Villa Pisani

La villa ha sido escenario de múltiples encuentros y por ella han pasado muy diferentes personajes. Hitler y Moussolini la usaron para sus reuniones. Pasolini filmó aquí algunas de las escenas de la película «Porcile».
Sus paredes rezuman un  aristócrata pasado, no exento de misterio y enigma, debido a que las escabrosas   historias vividas, impregnaron los muros del vasto y lujoso palacete.

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

Villa Pisani

 

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

Villa Pisani

Un bello parque rodea la casa, que esta considerado como el más bello de Italia, con el famoso «laberinto del amor»repleto de un denso y cuidado boj, un escondite perfecto. Se dice que es el más extenso  de Europa.

A continuación salvamos el desnivel de las esclusas de Noventa, Padovana y Stra, pasando delante de la soberbia Villa Giovanelli.

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

Esclusa

Desembarcamos en Padua en el muelle de la escalinata del Burchiello en Portelo, antiguo puerto fluvial de la ciudad.
El trayecto en  total es de unas nueve horas, las cuales han transcurrido muy apacibles, hemos aprendido un poco de las casas paladinas y demás arquitectos de la época, que con esa originalidad y maestría levantaban los maravillosos palacios.

El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas

Muelle de Padua

Una gran cena nos esperaba en Padua. Nos recomendaron el restaurante el Antora, yo me tomé unos exquisitos espaguetis  vongole, que acompañado de vino nos supo a gloria.El Burchiello, un crucero entre las Villas Vénetas
Datos práctico el Burchiello 
Horario: parte de Venecia a las 9h, llegando a Padua aproximadamente  las 18:15 h. El recorrido también se puede hacer a la inversa
Precio: Jornada completa, adultos 99€ y niños 55€.  Una pieza   de equipaje 20€
              Media jornada             »         55€      »       55€.  Solo hasta      Oriago
              Comida: 22€
Dias: Venecia- Padua: martes, jueves y sábados.
          Padua -Venecia: miércoles, viernes y domingo.
Temporada: de mayo a octubre
En temporada alta se recomienda reservar 

Otros artículos
Treviso, la segunda Venecia
Palermo, la preciosa joya de Sicilia    
Trani, la Perla de Puglia            

 

Etiquetas: , , , , , ,

ULTIMOS COMENTARIOS

La Rochelle en 1 día: Cómo llegar y qué ver - Travelling Dijuca dijo:
[…] Isla de Ré qué ver y hacer en Conchadeviaje.es […]

Jose Miranda dijo:
Bueno la de este comentario es mi mamá se equivoco con el faceb

Jose Miranda dijo:
Contra es de gran aporte este documento para mi proyecto; gracias a Dios que te permite viajar y escribir. Gracias Dios te Bendiga